Viajes “Retro” y otros Relatos

Esta es una página introductoria. Si quieres ir a los relatos específicos de nuestro viaje, a tu derecha encontrarás un selector de categorías denominado “Elige el viaje y/o relato que te interese”.

IMG_7467A todos nos gusta dedicarnos a soñar despiertos, imaginar lo que podría suceder cuando pase lo uno o lo otro.

El colega, que a pesar de una montaña de trabajo, solo mira por la ventana varias veces al día y hace planes para el futuro, la mujer en el parque, que cierra los ojos brevemente y de repente se encuentra en una playa de arena blanca en el Caribe. También el adulto mayor, que se sienta en el café y de repente se ríe con ganas: ¡porque es bueno dejar volar tu imaginación!

“¿Estás soñando otra vez?” Con la idea de divagar y dejar que tu imaginación de repente simplemente divague… El soñar tiene una mala reputación en nuestra sociedad. No hay razón para eso. Todo lo contrario: cualquier persona que se distrae y piensa en otra cosa a menudo, se motiva para hacer frente a las tareas. Lo que a primera vista parece que es no hacer nada, según los científicos, es incluso extremadamente productivo.

“Los sueños diurnos son la actividad mental más subestimada. No sólo reflejan en la fantasía del premio mayor de la lotería lo que realmente esperamos y esperamos de la vida. Tocan nuestros deseos más profundos.

IMG_7466El (breve) deambular de los pensamientos entrena al cerebro: aumenta la creatividad, aumenta la productividad al volver a la tarea real y disminuye el nivel de estrés.

Somos la única criatura viviente capaz, con la ayuda de fantasías, imaginaciones y sueños, de construir un puente mental entre el presente y el pasado, y para pensar en el futuro.

Soñar es el correctivo de la vida cotidiana. Por unos segundos o minutos, podemos sumergirnos en otro mundo.

En este espacio realizaré breves resúmenes de viajes más antiguos, o bien, también pueden ser sólo experiencias o vivencias de viajes, algunas incluso muy “antiguas”.

Se trata de ir refrescando y recordado momentos y no “cosas”, las cuales puedan ser divertidas, ayuden a reflexionar, alimentar la nostalgia y sean una licencia para soñar.